¿Qué es el marketing bibliotecario?

RAFAEL GONZÁLEZ SÁNCHEZ


El marketing bibliotecario es el conjunto de actividades que la biblioteca realiza encaminadas a identificar las necesidades informativas de sus usuarios para satisfacerlas de forma rentable, anticipándonos a ellas en la medida que sea posible.

Los objetivos que persigue son lograr visibilidad en la comunidad de usuarios, ganarse su confianza, y captar a los no usuarios.

Los principios de actuación en los que la biblioteca debe basarse para llevarlo a cabo son:

  • Considerar que es una tarea cíclica y continua en la gestión de la biblioteca. 

  • Precisa tiempo, planificación, dedicación, ilusión e imaginación.

  • Contar con personal bibliotecario suficientemente motivado y consciente de que por encima de cualquier otra prioridad hay que satisfacer las necesidades informativas, bibliográficas, educativas  y  culturales de los usuarios.

  • Identificar claramente sus costes y beneficios.

  • No basta con disponer de un buen fondo documental, crear buenos servicios, organizar eventos culturales, educativos y de promoción de la lectura… y esperar, si los usuarios los desconocen. Por ello son precisos un compromiso y  una interacción con la comunidad de usuarios y los medios de comunicación del entorno.

  • Buscar apoyo externo en otras bibliotecas y entidades educativas y culturales.

  • Compromiso de los responsables políticos y de otras administraciones.


Su planificación requiere previamente:

  1. Analizar la situación en la que se encuentra la biblioteca y lo que puede ofrecer. 

  2. Definir los objetivos a conseguir. 

  3. Identificar al público real de la biblioteca y los medios con los cuales se pretende llegar a él. El logro de los objetivos implica que la biblioteca conozca su comunidad de usuarios, sus gustos, preferencias y necesidades informativas y culturales, con el fin de potenciar su fidelidad, su autonomía y  su autoservicio.

  4. Redactar un plan estratégico y ponerlo en marcha; y

  5. Medir el grado de satisfacción o de consecución en función de los objetivos planteados.


Algunas estrategias de marketing


  1. Mejorar la señalización hacia biblioteca: poner señales por el barrio o la localidad que indiquen donde está ubicada la biblioteca y la distancia a ella. Hacer senderos con hitos desde los principales lugares públicos hacia la biblioteca.


  1. Mostrar que la biblioteca está en todos los sitios que podría estar en internet

  • Internet facilita la descarga de contenidos de biblioteca y el contacto con ella, por lo tanto (y en determinadas ocasiones) no es necesario ir presencialmente a ella, sino a su web. 

  • Perfil en redes sociales (Facebook, Instagram, Twitter,…) puesto al día y que aporte información de interés. 

  • Si se trata de una biblioteca pública municipal, que su enlace web aparezca en la sección de Servicios municipales  o de Cultura o de Educación (según sea la organización de contenidos) de la web del Ayuntamiento de la localidad. Y si se trata de una biblioteca de otro tipo, puede estar en forma de banner publicitario en la  web del Ayuntamiento, de la prensa local o de otras instituciones educativas y culturales. 


  1. Mostrar que la biblioteca puede estar en más sitios sin necesidad de internet. 

Llevar la biblioteca a otro nivel en el que sus servicios físicos van a las personas en lugar de esperar a que las personas vayan a la biblioteca. Ejemplo: En espacios públicos (mercados, centros culturales, centros de salud…) colocar un pequeño servicio de préstamo con una pequeña colección renovable periódicamente. 


  1. Recomendaciones de usuarios a no usuarios. Animar a los usuarios para que recomienden  la biblioteca a amigos, familiares o vecinos con el boca a boca de toda la vida, e informando de su presencia en perfiles en redes sociales.

 

  1. Acercarse a los no usuarios por una vía directa. La biblioteca como servicio público que depende de una administración, podría contactar por teléfono o por correo electrónico con los no usuarios para hablarles de sus beneficios. Se deben cruzar datos entre entidades para saber quiénes son ya socios de la biblioteca y quiénes no, y siempre dentro del marco legal establecido de la protección de datos personales.


  1. Volver a ´enamorar´ a los  usuarios que llevan tiempo sin ir. A veces es más difícil retener a un usuario en biblioteca que conseguir uno nuevo. Ejemplos: Enviar mail diciendo educadamente que se le echa de menos o informarle de los nuevos servicios (cursos de formación, talleres, club de lectura, viajes literarios, novedades bibliográficas, etc.). 


  1. Promoción de la biblioteca.  Bolsas para préstamos de documentos, marcapáginas que se entrega con el documento prestado, etc. 


  1. Mostrar interés por los usuarios. Una buena forma de mostrarlo sería escribir un correo electrónico a la persona que se llevó prestado un libro preguntando si le está gustando (y, ya de paso, le recordamos la fecha de devolución) o escribir un correo a la persona que tenía una duda informativa con toda la información aportada desde la biblioteca y recordando la conversación previa. 


  1. Programas de ‘fidelización’ a través de la colección. Ejemplos: Crear una cartilla para sellar en función del género del libro que se lleve prestado o un ´pasaporte bibliotecario´ y que se sellará en función de las visitas que el usuario realice a la biblioteca o las bibliotecas si ésta forma parte de una red más amplia. 


  1. El poder del espacio físico de biblioteca. El espacio físico es uno de los bienes más preciados de la biblioteca. Éste se puede utilizar para dar mayor visibilidad social a la biblioteca. Ejemplo: habilitar un espacio para ´booktubers´ o  grabación de entrevistas y eventos locales, premios literarios, etc.


El marketing bibliotecario ayuda a asegurar que los recursos invertidos en la gestión de la biblioteca responden a las expectativas de los usuarios y a sus necesidades de información, formación y entretenimiento.


Bibliografía

ALONSO RODRÍGUEZ, A., PÉREZ REGO, D., 2008. La biblioteca en el mundo y el mundo en la biblioteca. Estrategias de marketing bibliotecario. En: IV Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas: bibliotecas plurales. Madrid: Ministerio de Cultura, Subdirección General de Publicaciones, Información y Documentación, 565-572. 


GONZÁLEZ-FERNÁNDEZ-VILLAVICENCIO, N., 2015. Qué entendemos por usuario como centro del servicio. Estrategia y táctica en marketing [en línea]. El Profesional de La Información, 24(1). [Consulta: 7 octubre 2020]. Disponible en: http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/2015/ene/01.pdf. e-ISSN 1699-2407


GUPTA, Dinesh y SAVARD, Réjean (eds.), 2011. Marketing libraries in a Web 2.0 world. Berlin: De Gryter Saur. (IFLA publications, ISSN 0344-6891 ; 145). ISBN 978-3110263312 


SANZ CASADO, E., 1994. Manual de estudios de usuarios. Madrid: Fundación Germán Sánchez Ruipérez : Pirámide. ISBN 978-84-86168-93-3


VERGARA, J., 2019. La importancia social de la biblioteca: claves del marketing bibliotecario (I).  Desiderata (12), 90-91. ISSN-e 2445-0650



NOTA:
Recuerda que siempre hay que citar la fuente de información. 
Para citar este post, puedes hacerlo de la siguiente manera, por el método Harvard:
Apellido, Inicial del nombre (Año de publicación): "Título de la entrada del post del blog". Título del blog en cursiva, día y mes del postDisponible en: URL del recurso [Consulta: día-mes-año].

Comentarios